Arnau tiene una cosa para contarte

Arnau en las Vacaciones Amigas

Hace poco que ha vuelto el cuarto turno de las Vacaciones Amigas de este año, el cual ha ido a Calaf. Una de las personas mayores que ha podido disfrutar de la escapada, Arnau, ha querido explicar cómo ha sido la experiencia con este texto. Muchas gracias, Arnau, por tus palabras. Deseamos que esta felicidad la puedas sentir cada día.

"Sí, se acabó…

Sí, se terminó…

Sí, es ... como haber dejado la gloria y volver a empezar el tortuoso camino.

¿Qué se puede decir de esta alegría encontrada? 

¿Qué se puede decir...de este bendito alto en el camino?

Ha sido como si las agujas del reloj se hubieran parado; solo existíamos nosotros.
Sí, ha sido, no un terminar, sino un volver a empezar.

¿Qué se puede decir de los voluntarios, de sus virtudes y de su entrega? Todo está dicho.

Sí, estos "ángeles protectores". Sí, estos seres carnales que tienen su vida, sus problemas e inquietudes. Ellos —los voluntarios— también saben hacer un alto en su camino y gozar de esta felicidad, en estos días buscada y encontrada.

Para ellos también es un alto en su camino y gozan con la risa y la sonrisa de los que —con sus labios pequeños, sus mandíbulas muy encajadas, sus ojos que ya no destellan— hace años que no han reído, ni siquiera sonreído.

Para todos, estos días son de gloria. Las penas y los llantos, aquí, en Calaf, entre todos —unos dando y otros recibiendo—, las hemos congelado. Aquí, entre nuestros abrazos y besos hemos apartado la penuria: pensamos solo en lo bueno y estamos siempre contentos, siempre felices.

¿Qué decir de … Veciana, Calaf, los voluntarios, los ‘receptores’, Amics de la Gent Gran, los molinos de viento, el ambiente...?
¡Todo (en su conjunto) es tan fuerte, tan receptivo! 

Es... como la bendita lluvia que riega suavemente los caminos y hace florecer rosas y jazmines donde antes solo había polvo y flechas venenosas.

GRACIAS, os damos las gracias a todos, por haber hecho que nuestro corazón vuelva a sentir sensaciones y emociones. 

GRACIAS por influir en nuestra mente.

GRACIAS por darnos alegría y hacernos ver que en nuestra vida no todo son sombras, y a ti… y a todos, adorados amigos, tengámonos presentes.

Decía Platón (hace más de tres mil años) que la sonrisa es el espejo del alma. GRACIAS, Amics de la Gent Gran, por pensar (después de treinta años cumplidos) en cómo hacer llegar la sonrisa a estos corazones partidos."

Compartir

Articles relacionats