Fortalecer los vínculos sociales, clave para combatir la soledad Imprimir Correo electrónico

Fotos: Paco Guirao

Jornada Internacional de SoledatEl aislamiento social y la soledad en las personas mayores deben abordarse mediante políticas que favorezcan los vínculos sociales y que respeten la autonomía personal, la diversidad y la igualdad de las personas. Esta es una de las principales conclusiones de la Jornada Internacional de Soledad, que Amics de la gent gran ha organizado este martes el auditorio de CX La Pedrera. Bajo el título "Aislamiento social y soledad en la vejez", el acto ha permitido analizar y debatir las causas y las consecuencias de este problema social.

En la Jornada se ha podido ver el cortometraje 'Winds', del director australiano Aaron Wilson. El actor Mingo Ràfols y el coreógrafo y bailarín Cesc Gelabert, de la compañía de danza Gelabert Azzopardi, han participado con una actividad artística. Ràfols ha hecho una lectura del poema 'Absència', de Joan Oliver (Pere Quart), mientras que Gelabert ha llevado a escena una coreografía. También se ha proyectado el reportaje 'Las voces de la soledad', producido por Amics de la gent gran, en el que nueve personas mayores de la entidad reflexionan sobre la soledad.

 

A lo largo de toda la jornada, que ha contado con más de 200 asistentes, se ha podido escuchar a Àngel Castiñeira, director de Cátedra del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE-Universidad Ramon Llull, quien ha pedido que se profundice en el estado del bienestar, a pesar del contexto económico actual. En la misma línea se ha expresado Joan Subirats, responsable del programa de doctorado del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (UAB), quien ha subrayado la necesidad de reclamar a la administración que trabaje para favorecer los vínculos y lazos sociales entre las personas a lo largo de toda la vida. Para Subirats, la implicación también debe ir de la mano del tercer sector, como actor fundamental para abordar este problema social.

Jornada Internacional SoledadEl papel de la ciudadanía también ha sido destacado por Mercè Pérez Salanova, responsable del Área Psicosocial del Instituto del Envejecimiento. Salanova también ha destacado la necesidad de romper estereotipos negativos asociados al envejecimiento que llevan a inhibir la capacidad de participación de las personas mayores.

 

Impacto de la soledad sobre la salud

Para entender el fenómeno de la soledad, la Jornada ha contado con la participación de una decena de investigadores internacionales que han dado a conocer las conclusiones de sus estudios. En este sentido, Louise Hawkley, directora del Laboratorio de Neurociencia Social de la Universidad de Chicago, ha expuesto la relación que existe entre aislamiento social y el riesgo de mortalidad entre las personas mayores y ha remarcado la importancia de las relaciones sociales para mejorar las condiciones de salud. Desde Francia, Odile de Laurens, responsable del Observatorio de la Fundación de Francia, ha puesto de manifiesto el vínculo existente entre pobreza y aislamiento social y ha considerado indispensable que la sociedad se construyan lazos sociales más fuertes.

Jornada Internacional de SoledadFinalmente, Julio Pérez, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha hecho hincapié en las oportunidades que se abren en un contexto de cambio demográfico global determinado por el aumento de la esperanza de vida. Pérez ha destacado las nuevas funciones que asumen las personas mayores en el período de jubilación y ha pedido huir del discurso de alarma que vincula envejecimiento con catástrofe demográfica.

 

Abordar el problema desde la proximidad

La Jornada Internacional de Soledad también ha dado a conocer tres proyectos de lucha contra la soledad. Dos realidades tan diferentes como las ciudades de Barcelona y París han dado como resultado dos formas de abordar la proximidad este problema social. Desde Les petits frères des Pauvres, Philo Begley ha explicado el proyecto Voisin-Age, que cuenta con 300 voluntarios que apoyan a cerca de 200 personas mayores.

Rosa Rubio, directora territorial del Instituto Municipal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, ha dado detalles del Proyecto Radares, que se desarrolla en el barrio del Camp d'en Grassot. Se trata de una iniciativa basada en la acción comunitaria que tiene como objetivo evitar el aislamiento social de personas mayores de 85 años solas o acompañadas de otra persona mayor.

Reducir el aislamiento social de las personas mayores también es uno de los propósitos del programa Vive y convive de la Obra Social de CatalunyaCaixa. Mònica Duaigües, jefe de Programas de este departamento de la entidad financiera, se ha encargado de explicar este proyecto que se desarrolla en 31 ciudades de toda España.

 

Consulta el documento de resumen de la Jornada Internacional de Soledad.

 
 
Butlletí

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información.